Disonancia Cognitiva

Lo que sigue es un extracto del artículo "Cuando las Profecías Fallan: Una Perspectiva Sociológica sobre las Expectativas Fallidas en la Sociedad Watchtower", escrito por Randall Watters para la Bethel Ministries Newsletter (Hoja Informativa de los Ministerios de Betel), edición de mayo/junio de 1990 (ahora conocido como el Free Minds Journal). La traducción al español, al 14 de marzo del 2017, aparecía por completo en http://www.freeminds.org/foreign/propfailsp.htm . Es interesante notar que esto se escribió en 1990, cinco años antes del cambio de la generación, sin embargo predijo lo inevitable que era ese cambio.

Muy pocos aspectos del movimiento de los Testigos de Jehová son tan fascinantes para el observador externo como sus predicciones sobre el fin del mundo. Sin embargo, las predicciones en sí son simplemente la superficie ondulada de una corriente más profunda en las vidas de los que se han unido al movimiento. Cómo las profecías afectan a sus miembros, cómo sus creencias en las profecías se hace más fuerte, y cómo ellos lidian con la desilusión y finalmente se reagrupan con mayor brío es el alimento más fascinante para el pensamiento.

Han habido bastantes escenarios del fin de los tiempos que podrían estudiarse desde los tiempos de Cristo. Ya en el segundo siglo, el líder carismático Montano había logrado ganarse unos partidarios basándose en la creencia que la segunda venida del Señor se había acercado, y que esto ocurriría en un lugar específico según su "Nueva Profecía". Harold O.J. Brown nos dice,

"La convicción de 'Montano' que el fin de la edad se había acercado lo llevó a darles intrusiones a los cristianos de abstenerse del matrimonio, que se disolvieran los matrimonios que ya estaban, y que se reunieran en un lugar apropiado para esperar el descenso de la ciudad celestial. La ciudad celestial nunca descendió cuando se esperaba, y, por consiguiente, Montano y sus seguidores tuvieron que someterse a algunas condiciones con su retraso, así como toda la iglesia tuvo que aprender a tratar con el aplazamiento de la segunda venida de Cristo." 1

Sin embargo, lo que es interesante, fue que el montanismo no desapareció enseguida, sino que continuó como un culto pequeño durante varios siglos en Frigia de Asia Menor.

La Teoría de León Festinger

Estudiando este fenómeno, el crédito debe dársele a León Festinger por su teoría de disonancia cognoscitiva, 2 como se desarrolló en su libro Cuando Fallan las Profecías, originalmente publicado en 1956 también por los coautores Festinger, Henry W. Riecken y Stanley Schachter.

(2. En breve, Festinger explica la teoría de la disonancia cognitiva de esta manera: "La disonancia y consonancia, son relaciones entre cogniciones, es decir, entre las opiniones, creencias, el conocimiento del ambiente, y conocimiento de las propias acciones de uno y los sentimientos. Las dos opiniones, o creencias, o los artículos de conocimiento, entre sí son disonantes si ellos no encajan, es decir, si ellos son incoherentes, o si se consideran sólo dos artículos particulares, donde uno no sigue al otro. Por ejemplo, un fumador de cigarrillos que cree que fumar es nocivo para su salud tiene una opinión disonante con su conocimiento siendo que él continúa fumando. Él puede tener muchas otras opiniones, creencias, o artículos de conocimiento que sean consonantes con continuar fumando, pero no obstante la disonancia también está presente.

"La disonancia produce incomodidad y, por consiguiente, allí se levantarán presiones para reducir o eliminar esa disonancia. Los esfuerzos para reducir la disonancia representan una manifestación notable de que existe una disonancia. Tales esfuerzos pueden tomar cualquiera o todas de estas tres formas. La persona puede intentar cambiar una o más de las creencias, opiniones, o conductas involucradas en la disonancia; para adquirir nueva información o creencias que aumenten la consonancia existente, y así causarán que se reduzca el total de disonancia; u olvidarse o reducir la importancia de esas cogniciones que están en una relación disonante." (Pág. 25-26)

"Sucesivamente, la disonancia se reducirá o se eliminará si los miembros de un movimiento eficazmente se ciegan al hecho que la predicción no se ha cumplido. No obstante, la mayoría de las personas, incluyendo los miembros de tales movimientos, están en contacto con la realidad y simplemente no pueden ocultar la cognición de un hecho que es tan inequívoco e innegable. Sin embargo, ellos pueden intentar ignorarlo, y así ellos normalmente lo hacen. Ellos pueden convencerse que la fecha estaba equivocada pero que la predicción, después de todo, en el futuro cercano será confirmada; o incluso ellos pueden poner otra fecha como lo hicieron los milenaritas... La racionalización puede reducir algo la disonancia. Para que la racionalización pueda ser totalmente efectiva, se necesita el apoyo de otros para hacer que la explicación o la revisión se vea correcta. Afortunadamente, el creyente defraudado normalmente puede tornarse a otros miembros del mismo movimiento quienes tienen las mismas disonancias y las mismas presiones para reducirlos. El sostén para una nueva explicación, no obstante, eventualmente aparecerá, y los miembros del movimiento pueden recuperarse un poco del sobresalto de la des-confirmación." --León Festinger, Henry W. Riecken, y Stanley Schachter, 'When Prophecy Fails', [Cuando Fallan las Profecías] (Nueva York: Harper y Row, 1956), Págs. 27, 28.

Los autores constaron de un equipo de investigación que dirigió un estudio de un culto pequeño que seguían a la Señora Marian Keech, un ama de casa quien reclamaba recibir mensajes de extraterrestres a través de una escritura automática. El mensaje de los extraterrestres era sobre un próximo cataclismo mundial, pero con las esperanzas de sobrevivir para los elegidos que a través de Keech los escucharan y a otros médium seleccionados. ¡Lo que Festinger y sus socios demostraron al final fue que el fracaso de una profecía a menudo tiene el efecto opuesto de lo que se podría esperar por la persona promedio; el culto luego con frecuencia consigue ponerse más fuerte y los miembros aun más convencidos de la verdad en sus acciones y creencias! Esta paradoja única en su clase es el enfoque de atención en este artículo, y se aplicará posteriormente específicamente al movimiento de los Testigos de Jehová.

Festinger plantea:

"Un hombre bajo una convicción es difícil de cambiar. Dígale que usted difiere de él y le dará la espalda. Muéstrele los hechos o evidencias y él cuestionará sus fuentes. Apele entonces a la lógica y él no verá su punto.

"Nosotros todos hemos experimentado la futilidad de intentar cambiar una fuerte convicción, sobre todo si la persona convencida tiene algunas inversiones en su creencia. Nosotros estamos familiarizados con la diversidad de defensas ingeniosas con que las personas protegen sus convicciones, logrando mantenerlas indemnes a pesar de ataques devastadores."

"Pero el recurso del hombre va más allá que proteger simplemente una creencia. ¿Suponga que un individuo cree algo con todo su corazón; suponga aun más allá, que él tiene un compromiso con esta creencia, que él ya ha tomado acciones que son irrevocables debido a esta; finalmente, suponga que a él se le presenta evidencia, evidencia que es inequívoca e innegable, de que su creencia está equivocada: ¿Qué pasará? El individuo frecuentemente emergerá, no sólo inalterado, pero aun más convencido de la verdad en sus creencias de lo que antes estaba. De hecho, él puede mostrar un nuevo fervor e incluso tratando de convencer y convertir a las otras personas sobre este punto de vista." 3

Cuando Fallan las Profecías se enfoca en el fracaso de las profecías para hacerse realidad, Festinger le ha dado el término 'desconfirmación', y a su acompañada renovación de energía y fe en su fuente de guía divina. Su teoría presupone que los cultos tienen ciertos rasgos que son reconocibles, como: (a) unas creencias sostenidas con una convicción profunda junto con acciones respectivas tomadas, (b) tiene que ser bien específica la creencia o la predicción, para poder des-confirmarla (es decir, que no digan nunca dijimos eso), (c) el religioso es un miembro de un grupo con las mismas disposiciones de los creyentes, que se apoyen entre sí, e incluso hagan proselitismo. Todas estas características estaban presentes en el culto de los platillos voladores.

De particular interés en el libro de Festinger es cómo los seguidores de la Señora Keech reaccionaron a cada des-confirmación, (fechas fracasadas). Se hizo muy poco esfuerzo para negar el fracaso. La energía para continuar en el movimiento emanó, pero no fue copiosamente por las racionalizaciones, sino por la propia energía del grupo en sí, y su dedicación a la causa. Esto explica que por qué el proselitismo posteriormente tuvo tanto éxito vigorizando el sistema de creencias desfallecido de un grupo. Festinger lo relaciona:

"Pero no importa cual sea la explicación que se haga en sí no será suficiente. La discrepancia fue demasiado trascendental y aunque ellos traten de esconderla, incluso de ellos mismos, los religiosos ya saben que la predicción fue falsa y todas sus preparaciones fueron en vano. La discrepancia no puede eliminarse completamente negando o racionalizando sobre la des-confirmación. Pero hay una manera en que la discrepancia puede reducirse. Si cada vez más se puede persuadir a las personas que el sistema de creencia está correcto, entonces claramente, después de todo, deben estar correctos. Considere este tema exagerado: si todos en el mundo entero creyeran lo mismo de una cosa no habría ninguna pregunta en absoluto acerca de la validez de esa creencia. Es por ésta razón que nosotros observamos el aumento del proselitismo después de una des-confirmación. Si el proselitismo demuestra ser exitoso, entonces mediante la conversión de más seguidores y con efectividad rodearse de partidarios que los apoyen, el religioso reduce la discrepancia al punto dónde él puede vivir con ella" 4

Al final, los miembros del culto de los platillos voladores no renunciaron a su fe en los Guardianes del espacio exterior con sus promesas de un nuevo mundo. A pesar de las numerosas profecías fallidas y la resultante desilusión acentuadas por los muchos sacrificios personales, el grupo permaneció fuerte. Resumiendo la fase final del culto de los platillos voladores, Festinger dice:

"Resumiendo la evidencia sobre los efectos que tuvo la des-confirmación en la convicción de los miembros del grupo, encontramos qué, de los once miembros del grupo en la ciudad de Lake City que enfrentó la des-confirmación inequívoca, sólo dos, Kurt Freund y Arthur Bergen, ambos quienes para empezar no estaban muy comprometidos, totalmente dejaron de creer en lo escrito por la Señora Keech. Cinco miembros del grupo, los Posts, los Armstrongs, y la Señora Keech, todos los que entraron durante el período antes del cataclismo fuertemente convencidos y bien comprometidos, atravesaron éste período de des-confirmación y sus consecuencias con su fe bien firme, e inalterados, y perseverando. Cleo Armstrong y Bob Eastman, quienes habían arribado a la ciudad de Lake City extraordinariamente comprometidos pero con su convicción sacudida por Ella Lowell, emergieron más fuerte de la des-confirmación el 21 de diciembre y convencidos aun más fuerte que antes..." 5

Aplicándolo a la Watchtower

Festinger y los coautores repasaron algunos de los movimientos milenarios históricos. Entre ellos los milleritas o milenaritas, un culto centrado alrededor de las esperanzas del advenimiento del fin del mundo para el año1843 como fue enseñado por William Miller. Los sentimientos de aquéllos en el movimiento de los milenaritas después de que la profecía del 1843 había pasado se acarrearon en las memorias de F.D. Nichol (quién continuó defendiendo a William Miller aun después que se des-confirmó la fecha):

"Nuestras apasionadas esperanzas y expectativas fueron destruidas, y un espíritu de llanto se apoderó de nosotros como nunca lo habíamos experimentado antes. No se podía comparar ni siquiera con la pérdida de todos los amigos terrenales. Nosotros lloramos, y lloramos, hasta que salió el alba. Yo medité en mi propio corazón, mientras me decía, mi experiencia del advenimiento ha sido la más rica y más luminosa de todas mis experiencias cristianas. ¿Si esto hubiera demostrado ser un fracaso, entonces qué de la importancia del resto de mis experiencias cristianas? ¿Se ha demostrado que la Biblia es un fracaso? ¿Es que no hay ningún Dios, ningún cielo, ninguna ciudad dorada, ningún paraíso? ¿Todo esto son fábulas artificiosas hábilmente inventadas? ¿No hay una realidad para nuestras esperanzas más apasionada y expectativas sobre estas cosas? Y así nosotros tuvimos algo por que afligirnos y llorar, como si todas nuestras esperanzas apasionadas estuvieran perdidas. Y como dije, nosotros lloramos hasta que salió el alba." 6

Es interesante que Festinger, no menciona a los Estudiantes Internacionales de la Biblia (después conocido como Los Testigos de Jehová) quiénes tomaron prestadas muchas teorías milenarias de esos días. En enero del 1876, Russell comenzó un compañerismo con Nelson H. Barbour, un anterior milenarita, Barbour convenció a Russell que el año 1873 marcaba el fin de los 6000 años de la historia humana.

El historiador M. James Penton nos dice que Barbour había ido más lejos que Wendell y sus socios, quien originalmente había creído que el año1873 vería el segundo advenimiento y la consumación de la tierra por fuego. Cuando nada visible sucedió ese año, al principio realmente ellos se quedaron perplejos hasta que B.W. Keith, un lector del Heraldo, descubrió que en la traducción de Benjamín Wilson la palabra parousia como "presencia". Entonces, a este tenor Russell, Barbour y Paton empezaron a creer en la idea de una presencia invisible de Cristo, que ellos entendieron había tenido lugar en el 1874. 7

Penton, historiador de la Watchtower y crítico de ese movimiento, nos proporciona información adicional con respecto a las profecías de Russell:

"Ningún trascendental movimiento sectario cristiano ha sido tan insistente en profetizar el fin del mundo presente en forma tan definitiva o con fechas tan específicas como lo han sido los Testigos de Jehová, por lo menos desde los milenaritas y Segundos Adventistas del decimonoveno siglo quienes fueron directamente los antepasados de los milenaritas. Durante los primeros años de su historia, ellos de forma consistente nombraron fechas específicas como -1874, 1878, 1881, 1910, 1914, 1918, 1920, 1925, y otras a manera de tener una importancia escatológica definida... Cuando estas profecías fallaron, ellas tuvieron que ser reinterpretadas, espiritualizadas, o, en algunos casos, finalmente abandonadas. Sin embargo, esto no detuvo a Russell ni a sus seguidores de seguir poniendo nuevas fechas, o de simplemente proclamar que el fin del mundo o de este sistema de cosas sólo estaba a unos cuantos años o quizás incluso a meses de llegar. 8

Los resultados de esta des-confirmación de las profecías dentro de la organización fueron admitidas después por la propia Watch Tower [La Torre del Vigía]:

"La Watch Tower , y las publicaciones de la Sociedad, por cuarenta años enfatizaron el hecho de que el año 1914 testificaría el establecimiento del reino de Dios y la completa glorificación de la iglesia. Durante ese período de cuarenta años el pueblo de Dios en la tierra llevó a cabo una obra de testimonio que fue prefigurada por Elías y por Juan el Bautista. Todos los miembros del pueblo de Dios esperaban con júbilo el año de 1914.

Cuando llegó ese año y pasó fue mucha la contrariedad, disgusto y pena de los del pueblo del Señor, y los miembros del clero los reprocharon en gran manera, poniéndolos en ridículo por cuanto habían hablado tanto de 1914, y de lo que entonces sucedería, y porque sus "profecías" quedaron sin cumplimiento." 9

Los des-confirmación de la fecha 1914 no disuadió a la mayoría de los Estudiantes de la Biblia. Russell tenía la habilidad para enaltecer a sus espíritus con nuevo fervor y esperanzas, como ilustra la revista en inglés The Watch Tower del 15 de diciembre de 1914 hoy día La Atalaya en español:

"Dios ha prometido que dará la luz a Sus verdaderos hijos al tiempo señalado, que ellos tendrán el gozo de entender Su Plan a la sazón apropiada... Aunque el tiempo de nuestro cambio no viniera dentro de diez años, ¿qué más nosotros debemos pedir? ¿Nosotros no somos un pueblo bendito, feliz? ¿No es fidedigno nuestro Dios? Si alguno conoce alguna cosa mejor, que la acepte. Si alguno de usted encuentra alguna vez cosa mejor, esperamos que nos la diga. Nosotros no conocemos cosa mejor ni cosa que sea tan buena como lo que hemos encontrado en la Palabra de Dios." 10

Russell elaboró nuevamente su cronología y movió la fecha para el fin del mundo al 1915. Después de que el fin no se materializó en 1915, el fin se ajustó para el año1918, "cuando Dios destruya las iglesias a cabalidad y los miembros de las iglesias por los millones". 11

Cuando C.T. Russell se murió en el 1916, J.F. Rutherford tomó el papel de 'Profeta', proclamando en 1920 que Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás en un folleto y en literatura con el mismo título. Rutherford puso una nueva fecha para el fin, era para el 1925, también reclamó que traería la resurrección de los hombres antiguos siervos de Dios a la tierra, como Abraham, Isaac, David, etc. Rutherford estaba tan seguro de esto que él hizo las siguientes declaraciones:

"Por lo tanto, podemos confiadamente esperar que 1925 marcará el regreso de Abraham, Isaac, y Jacobo y los fieles Profetas de la antigüedad, especialmente los nombrados por el Apóstol en Hebreos, capítulo once, y vendrán a ser perfectos seres humanos". 12

"La fecha 1925 se indica por las escrituras aun más distintivamente que el 1914". 13

"Nuestro pensamiento es, que el 1925 está definitivamente fijado por las escrituras. Comparándolo a Noé, los cristianos ahora tiene mucho más en que basar su fe que lo que tenía Noé para basar su fe en un próximo diluvio". 14

...

Un Patrón para el Futuro

Cuando examinamos las figuras emerge un patrón de crecimiento antes y después de cada des-confirmación. Típicamente, hubo por lo menos un crecimiento rápido en número, dos años antes de la fecha profética, seguido luego por un descenso de algunos (visto como una "limpieza" de los infieles de la organización), entonces otro borbotón de crecimiento según el nuevo énfasis en la evangelización fue determinado.

Puede parecer incomprensible cómo es que los Testigos podían ignorar las implicaciones de cada des-confirmación. Las personas que no están dentro ven a los Testigos como unas personas carentes de sentido común por no dejar la organización después de los numerosos fracasos. Lo que sucede es, que ellos no entienden la dinámica del control mental como se usa en los cultos. Incluso muchos ex-TJ no entienden que cada des-confirmación adicional sobre la importancia del 1914 y de "esta generación" no va ha afectar seriamente el número de aquéllos que llenan las líneas de la Watchtower. Los resultados del control mental y la obediencia incondicional tendrán el mismo efecto hoy día como la tuvieron en los días de Russell. Su punto de vista era, "¿A dónde mas podemos ir?" Harrison escribe con respecto a esta actitud:

<"Eso, por supuesto, es una de las claves de la supervivencia de la organización que Russell fundó bajo el misticismo sencillo, visiones gloriosas y desafecto al mundo. Los Testigos no tenían ningún lugar donde ir. Su inversión en su religión fue total; dejarla hubiese significado una bancarrota espiritual y emocional. Ellos no estaban preparados para funcionar en un mundo sin certeza. Esto era toda sus vidas. Dejarla serían la muerte". 24

Este mismo fenómeno de dependencia hasta la muerte está trabajando en miles de cultos por todo el mundo. Las personas se preguntaron concerniente a Jonestown: "¿Por qué ellos no se salieron cuándo vieron en lo que Jim Jones se estaba convirtiendo?" Las personas en Jonestown contestaron con sus acciones, "¿A dónde mas podemos ir?" Ellos habían quemado sus puentes de regreso por seguir a su Mesías hacia la muerte.

Con más de 110 años y después de varias profecías fracasadas, el movimiento de la Watchtower es suficiente testimonio que el fracaso de ciertas predicciones no significa la disolución de los que siguen los cultos. El fracaso del 1975 resultó en una disminución de menos de un 2%. 25 La Watchtower siempre podrá desplegar ciertas explicaciones astutas concerniente a sus cambios de fechas, como así es documentado en su historia. ¡Hoy día, la Watchtower crece a una velocidad de aproximadamente un 5% por año mundialmente, con sobre 3.7 millones de personas tocando las puertas de los hogares y sobre 9 millones de simpatizantes! 26

Cuando surja un movimiento de disolución contra la Watchtower, como inevitablemente se manifestará, lo más probable que será desde adentro debido a una disconformidad en lugar de las des-confirmaciones de sus profecías. Hasta que ese día llegue, persistamos en oración esperanzados que los ojos de muchos Testigos se abran ante la gracia y misericordia de nuestro Señor Jesucristo y vengan a Él.

NOTAS MARGINALES:

1. Harold O.J. Brown, Heresies [Herejías] (New York: Doubleday, 1984), p. 67.

2. León Festinger, Henry W. Riecken, y Stanley Schachter, 'When Prophecy Fails', [Cuando Fallan las Profecías] (Nueva York: Harper y Row, 1956), Págs. 27, 28.

3. Ibíd., Pág. 3.

4. Ibíd., Pág. 28.

5. Ibíd., Pág. 208.

6. Ibíd., Pág. 22; cita de Hiram Edson, del fragmento de manuscrito sobre su vida y experiencias, Págs. 8,9, citados en The Midnight Cry ["El Clamor de Media Noche"] de Francis D. Nichol, (Tacoma Park, Washington, D.C.,: La Revisión y Compañía de Publicaciones del Heraldo, 1944), Págs. 247-248.

7. M. James Penton, libro Apocalypse Delayed, [El Apocalipsis Aplazado] (Toronto: University of Toronto Press, 1985), Pág. 18.

8. Ibíd., Pág. 34. en inglés

9. Joseph Rutherford, libro, Luz Tomo I (New York: Watchtower Bible & Tract Society, 1930), Pág. 194-5 edición española.

10. The Watch Tower, (La Atalaya en inglés) 15/12/1914, p. 377.

11. Watchtower Bible & Tract Society (WTBTS), The Finished Mystery, ["El Misterio Terminado"], edición, 1917 Pág. 485.

12. WTBTS, Libro: "Millones Que Ahora Viven No Morirán Jamás", versión española Pág. 73,74.

13. TThe Watch Tower, (La Atalaya en inglés) 1/9/22, Pág. 262.

14. La Watch Tower (La Atalaya en inglés) del 1ero de abril de 1923, Pág. 106.

...

24. Harrison, Pág. 167.

25. Raymond Franz, Crisis de Conciencia (Atlanta: Commentary Press, 1993), p. 238.

26. WTBTS, El anuario de 1990, pp. 40-41.


creative commons copyright    Paul Grundy  2005 - 2017